• Estrés

    El estrés es un hecho habitual en nuestras vidas. No puede evitarse, ya que cualquier cambio al que debamos adaptarnos representa estrés.
    Tanto los sucesos negativos como positivos que nos ocurren en la vida pueden ser generadores de estrés.

  • Trastornos adaptativos

    Los cambios forman parte de la vida. Estamos en constante movimiento y con cada nueva etapa que alcanzamos es necesario poner en juego un amplio repertorio de conductas nuevas para así adaptarse de forma eficaz. Por lo que el cualquier cambio significativo pone a prueba nuestra capacidad de afrontamiento de esta nueva situación.
    Cuando nos vemos sobrepasados por ellos es cuando surgen el trastorno adaptativo.