20. ago., 2016

La soledad prolongada deteriora el cerebro de los roedores