30. dic., 2014

Coge la flor ... pues si no la arrancas tú, caerá marchita

 

                                                   Coge la flor

               Pues si no la arrancas tú, caerá marchita

      De igual manera pasa con cada uno de los días de nuestra vida…. Se marchitan y se van si  no los vivimos con consciencia y entregados al presente… haya en mi presente bueno, malo, alegría o pesar… nuestra responsabilidad es vivirlo.

Y vivirlo también siendo  conscientes de que las acciones que ponemos en marcha no terminan en nosotros mismos sino que dejan una huella en los demás y de esta forma transforman el mundo.

Espero que  el  2015 venga cargado de compromiso y  ganas de seguir cambiando; teniendo como principal objetivo  vivir más el presente, entregarse a lo que hay, lo más  conscientemente y lo más enteros posibles, sintiendo, pensando y actuando de acuerdo cada uno a sus convicciones.

También deseo, que para conseguir esto, las personas conserven en su memoria la tarea de dejarse en Paz:

         Porque sí, tal vez en el pasado las cosas no fueron del todo bien… tal vez. Tal vez  sientas que has perdido mucho tiempo en estar abrazando la rigidez, la evasión, el escape, el desinterés por las cosas, la adicción, la lucha por un objetivo muy grande y a largo plazo que lleva a la obsesión, la excesiva tranquilidad, excesiva comodidad, la anestesia emocional… la dispersión, la depresión… en fin, todos estos mecanismos neuróticos tan utilizados por todos nosotros... Pero hay que dejarse en Paz… fustigándose ahora lo que hacemos es más de lo mismo, no salir del círculo ese que nos sirve de poco.

 

Puede que las cosas no hayan ido del todo bien, pero si ha sido así, esta vivencia nos tiene que servir como estímulo de cambio. Decirnos en voz alta donde no queremos seguir estando. Y estar muy atentos  cada día  para hacer algo distinto a todo eso ya conocido. La única tarea importante es vivir este día. No tiene sentido querer recuperar un día que ya pasó… porque ya no está. Solo tiene sentido vivir éste.

Vivir no es algo acumulable. Es decir, es como el dormir y el comer. No tiene sentido pues, intentar recuperar todo el tiempo perdido de sueño que no he tenido durante varios años, o comer ahora todo lo no comido  cuando tenía “x” años y estaba con gastroenteritis… no tiene sentido. Lo que merece la pena es  hacer lo que tengo que hacer hoy: comer lo que tengo que comer hoy, dormir lo que tengo que dormir hoy, respirar y sentir lo que tengo que respirar y sentir hoy.

Os deseo un año 2015 lleno de vida, de entrega al presente con todos los sentidos, 

Pues somos creadores de nuestro destino andando y construyendo el ahora que es lo que tenemos.

FELICES FIESTAS